La tarima flotante son suelos de madera formado por tablas de madera maciza machihembradas en todo su perímetro, que están unidas por diferentes sistemas. Las tablas o lamas están apoyadas directamente sobre soporte pero no de forma fija. Denominamos, por tanto, tarima flotante a los pavimentos de madera que no están pegados ni clavados al soporte. No confundir con suelos laminados.

Hay muchas personas que no tienen claro qué es la tarima flotante y que utilizan la misma denominación para referirse a cualquier tipo de suelo de madera. Su polémica​ en relación al uso de término tarima flotante en suelos laminados o sintéticos, queda totalmente despejada si entendemos que el término “tarima”, hace referencia a entarimado, que está compuesto en su totalidad de madera. En España, la FEPM (Federación Española de Pavimentos de Madera ), fija estándares que determinan el uso preciso de cada material. Para el caso de tarima flotante, exige un mínimo de 4 mm de capa noble -capa de madera maciza de roble, haya, cerezo o pino, entre otras- o pisable, para que sea considerado como tal. Si no es así, no se puede acuchillar, y se convierte en un suelo de un solo uso, como lo es el suelo laminado.

Tipos de tarima flotante

Existen tres tipos de tarima o parquet, pero los más destacados o usados en la actualidad son los denominados flotantes por su sistema de instalación, y esto son:

Tarima de madera multicapa

suelos tarima, parquet y vinilo -tarima flotante- Decobraz

Su composición tiene una base inferior de estabilización o tablero, y dos o más capas de madera con tratamiento hidrófugo, de las que la o las intermedias suelen ser de madera resistente y barata, como pino o abeto, o bambú, y la superior o de acabado, de madera noble para el acabado estético.

Las dimensiones estándar de este material oscila entre los 1800 y 2200 mm, con grosores de 12 mm y 16 mm y anchos de 150 y 250 mm. La base del material suele tener un grosor mínimo de 10 o 12 mm, y en relación a la capa noble, tendrá que tener un mínimo de 2,5 mm de madera hasta 6,5 mm. Según la Federación Española de Pavimentos de madera (FEMP), el mínimo ha de ser 2,5 mm para que puede ser llamado tarima flotante de madera multicapa, en caso contrario, el material no se podrá acuchillar y tendrá una corta longevidad.

Estos tipos de suelos, relativamente novedosos, consiguen un acabado de la misma calidad visual que los suelos de parquet de madera maciza, superándolos incluso en algunos aspectos, como en estabilidad dimensional, ya que al disponerse las sucesivas capas con las vetas perpendiculares, las deformaciones de las piezas debido a la humedad o temperatura disminuyen. La tarima flotante madera multicapa incorpora, al igual que los suelos de tarima flotante sintética, un sistema de anclaje tipo clic.

Tarima flotante maciza

Son suelos compuestos por tablas o lamas de madera maciza que rondan los 2 cm de grosor, largas y estrechas, variando sus dimensiones de unos modelos a otros.

Pueden presentarse sin juntas laterales, con juntas a media madera machihembradas, y normalmente disponen de alguna pieza de conexión metálica tipo clip, aunque no necesitan sistemas especiales de anclaje puesto que al ser más pesadas, funcionan bien por simple gravedad.

Su tratamiento, mantenimiento y conservación de este material, así como los de parquet o tarima maciza, se hace a través de acuchillado, también conocido como lijado y barnizado.

Cuidados de la tarima

limpieza y mantenimiento tarima flotante

La tarima flotante es un tipo de pavimento que por sus características de material orgánico, requiere de unos cuidados concretos, sobre todo si quieres que mantenga su buen aspecto durante más tiempo. Debes tener en cuenta que la madera es muy sensible a los cambios de temperatura. Por eso, es importante protegerlo del sol, sobre todo durante los meses en los que la temperatura es mayor. De este modo, mantener las persianas o los stores bajados para evitar que los rayos UVA le den directamente es una buena solución.

De cara al invierno,  la madera se conserva mejor con un grado de humedad de entre 40º y 60º. El uso de la calefacción impide que este importante requisito se cumpla, con lo cual lo mejor es recurrir a un humidificador.

Para evitar rayaduras o arañazos, os recomendamos proteger patas de sillas y mesas, y de todo aquel mueble susceptible de moverse, con algún tipo de fieltro en las partes en contacto con el suelos de tarima flotante.

Limpieza de los suelos de madera

Con relación a su limpieza, conviene llevarla a cabo a diario para evitar que la suciedad y el polvo se acumulen en la superficie de la tarima flotante. Para ello, lo mejor es utilizar una mopa o un trapo seco, aunque también es posible usar la aspiradora con el cepillo especial para madera. Cada dos semanas conviene usar agua y algún producto específico para su limpieza -libre de ceras-, siempre con el cuidado de pasar la fregona o bayeta muy escurrida, no olvidemos que es madera y que puede absorberla, sobre todo por la juntas o uniones de las lamas.

Aunque actualmente los nuevos sistemas de anclaje e instalación te permiten fácilmente realizar este proceso por ti mismo, te recomendamos que recurras a un instalador profesional como Decobraz, pues, por ejemplo, no respetar las juntas de dilatación o no realizar una limpieza o nivelación correcta sobre el suelo a colocar, tendrá seguramente graves consecuencias posteriores.

Para cualquier consulta o duda sobre tarima flotante madera multicapa, suelos laminados o suelos de vinilo, ponte en contacto con nosotros que te ayudaremos en tu elección sin ningún compromiso por tu parte.