Los suelos de madera son habituales en casi todos los hogares españoles por su belleza, calidez y confort. Pero debido a todas las opciones disponibles en el mercado, si estás buscando un pavimento para tu casa es posible que te encuentres perdido o que no conozcas las diferencias entre los distintos materiales existentes. Pero ¡tranquilo! ¡no te preocupes!, en el siguiente post te explicamos las diferencias entre las dos superficies más destacadas: suelos laminados y suelos de parquet.

suelos de madera madrid

¿Qué es el parquet?

Los suelos de parquet son pavimentos de madera procesada revestidos con un acabado protector y fabricados con hasta tres capas de madera maciza. Estas se dividen en: una capa superior de madera maciza  de un grosor mínimo de 2,5 mm; una capa núcleo de pícea, hevea o fibra de alta densidad y una capa de soporte de pícea o pino. En resumen, para denominar a un suelo como parquet es necesario que esté realizado en madera natural. En la actualidad, en Decobraz Madrid para este tipo de pavimentos aplicamos uno de los dos métodos de instalación: flotante, mucho más sencilla de instalar y en la que no se necesita obras y el tradicional encolado.

¿Qué son los suelos laminados?

El suelo laminado es un tipo de superficie formada por varias capas que utiliza tableros de fibras compactas de alta densidad con una una pátina protectora que imita los colores de la madera. Es decir, cuando hablamos de suelos laminados, hablamos de suelos sintéticos, no realizados en madera natural. En este caso el sistema de instalación es únicamente flotante y gracias al sistema patentado Uniclic de Quick-Stepes de fácil montaje e instalación.

Diferencias entre el parquet y los suelos laminados

suelos de madera madrid

Además de que están hechos de distintos materiales, hay otra serie de importantes diferencias entre ambos suelos.

Resistencia. Mientras que el parquet es más delicado y sino tienes cuidado se puede dañar, los suelos laminados presentan, gracias a las fibras compactas, más resistencia al rayado y a la humedad.

Belleza. Dentro del mundo de los suelos de madera nada es comparable a la belleza de los pavimentos de parquet de madera noble. Sus líneas, sus contornos, sus matices… generan una sensación estética espectacular. Los laminados tienen también su encanto y los puedes encontrar en una gran abanico de colores.

Aislamiento térmico. La madera es un aislante natural y, por ello, los suelos de parquet son muy buenos aislantes tanto del frío como del calor.

Mantenimiento. Los laminados son más resistentes y por eso su cuidado puede ser menor. Además, permite el uso de cualquier producto de limpieza. En cambio, con el parquet hay que tener más cuidado a la hora del mantenimiento.

Daños en el suelo. En este apartado hay una gran diferencia. El suelo laminado no se puede restaurar igual que el parquet cuando se producen daños. Mientras que los suelos de madera maciza  cuando están deteriorados permiten pulirlos y barnizarlos para que queden como nuevos, en los suelos laminados solo se puede intentar repara el desperfecto si es pequeño o cambiar toda la lama si el daño es grande.

Si busca asesoramiento para instalar parquet o suelos laminados, contacte con Decobraz Madrid y le aconsejaremos sobre el tipo de suelo que se ajusta mejor a su hogar y a sus necesidades.