La tarima flotante multicapa se diferencia del resto de suelos laminados en que estos pavimentos no están pegados ni clavados al soporte.

Antecedentes

La versión clásica de la tarima flotante multicapa son tiras de madera cuyo ancho tradicional ha sido de 22mm; y de una madera maciza clavada a un entarimado; mucho más difícil de instalar y de mantener. La tarima es un tipo de suelo cuya tradición se remonta a muy atrás en el tiempo.

Antes tampoco había diferencia entre la base o estructura, y la zona de pisado: el mismo tablón cumplía todas las funciones.

El auge de la tarima así como la separación de la base y la zona pisable surge sobre 1960; lo que permitía el uso de maderas más nobles y resinas, mucho más atractivas a la vista. Para la estructura, lo que no se veía, se dejaban maderas más económicas y/o de menos calidad.

Su evolución ha sido la tarima flotante, de materiales más económicos que la tarima tradicional, y cuya instalación es mucho más fácil.

Actualidad

Ha habido un poco de controversia respecto a los términos de uso, hasta que finalmente se ha establecido que una tarima flotante tiene que tener un mínimo de 4 mm de capa pisable; ya que de otro modo no se podría acuchillar y tendrá una vida más corta. ¿Qué problema da esto? Que entonces la tarima no se podría acuchillar, convirtiéndose en un suelo de un solo uso.

Tipos de tarimas flotantes

Tarima flotante roble
Tarima flotante de roble

Las tarimas flotantes se pueden clasificar según sus materiales; y de esta forma los podemos clasificar en:

  • Tarima flotante multicapa de madera: se caracteriza por tener una base inferior sobre la que iría la tarima; y unas capas de madera con un tratamiento hidrófugo, es decir, para evitar la humedad o filtraciones de agua. Las capas más intermedias suelen ser de materiales menos nobles y la superficial, de maderas muy resistentes para lograr un impacto más estético.

En los acabados, además de tratamientos para hacerlo impermeable; se les puede aplicar una capa de óxido de aluminio, que le otorga resistencia a la abrasión y una mayor durabilidad frente al sol.

Su tratamiento, mantenimiento y conservación se hace mediante acuchillado o lijado y barnizado.

Estos suelos consiguen el mismo efecto a la vista que si fuera madera maciza.  

La tarima flotante multicapa suele incorporar un sistema de instalación en clic.

En este post podréis ver las ventajas de la tarima flotante.

  • Tarima flotante maciza: tarima clásica o  entarimada. Se trata de láminas de madera maciza de unos 2 cm de grosor, alargadas y estrechas. No suelen necesitar sistemas de anclaje ya que al ser piezas pesadas, esto hace que se mantengan. Su mantenimiento se hace a través del acuchillado.

Pide presupuesto para tu tarima flotante en Decobraz sin ningún compromiso! Disponemos de almacén de materiales en Madrid, por lo que el tiempo de espera para la instalación será mínimo!