Desde hace muchos años, el suelo laminado es el revestimiento de suelo duro más vendido. Y no es de extrañar, ya que el suelo laminado es sinónimo como ningún otro suelo de robustez y, al mismo tiempo, atractivo diseño del suelo. Un revestimiento de suelo muy sencillo con una excelente relación calidad-precio que requiere poca atención y con el que se mantienen los suelos bonitos y resistentes durante muchos años. Garantizado.

¿Qué es realmente el laminado? 

El laminado está formado al 100 % por materias primas naturales, sobre todo por madera. El núcleo es una placa de fibras de madera compactadas (placa de HDF). En su parte inferior hay una llamada contracara estabilizadora. Algunos de estos suelos también cuentan con un aislamiento acústico integrado. En la parte superior se encuentra la «cara» del suelo laminado, el papel decorativo, por ejemplo con imitaciones de madera auténticas, decoraciones de piedra o diseños totalmente creativos. La capa superior (la capa de recubrimiento) está formada por resina de melamina resistente. Todo ello hace que el suelo laminado sea muy resistente al desgaste y fácil de cuidar.

6 razones para elegir un laminado

suelo resistente

Son muchas las ventajas de elegir un suelo laminado frente a otros pavimentos: Robusto, fácil de cuidar, absolutamente de moda y, a pesar de ello, intemporal. Con los suelos laminados, habrás encontrado a un “compañero” de piso ideal. Pero además es…

  1. Ecológico. Sea el diseño que sea, este suelo está formado en un 95 % por materias primas naturales, sobre todo por madera.
  2. Resistente al desgaste. El material especial confiere a la superficie no solo resistencia al agua, sino también robustez frente a muchas cargas, desde correpasillos hasta grandes fiestas de cumpleaños.
  3. Resistente a las manchas. La suciedad de todo tipo (como por ejemplo., la que se origina en la cocina) se puede eliminar sin problemas de los tablones, incluso si se necesita utilizar acetona, diluyente o alcohol. Y esto no lo consigue casi ningún otro revestimiento de suelo.
  4. Resistente a los arañazos. Actualmente, la mayoría de los suelos laminados que se fabrican ya viene con tecnologías de protección frente a los odiosos arañazos. Por ejemplo, Meister dota a sus suelos laminados con la superficie especial Diamond Pro. Otro tanto pasa con Quick Step y su tecnología Scratch Guard hacen de sus suelos laminados un revestimiento muy resistente frente a los microarañazos y el desgaste. Y así lo podríamos enumerar todas las marcas de suelos laminados que distribuimos en Decobraz.
  5. Amplia protección contra la humedad. Diferentes tecnologías desarrolladas en los últimos tiempos, hacen de los suelos laminados superficies también ideales para colocarse en la cocina, e incluso en ellcuarto de baño, siendo una buena alternativa para todas aquellas personas que no son muy amantes de las baldosas en el baño.
  6. De diseño universal. En lo que a colores se refiere, caben (casi) todas las posibilidades: desde decoraciones en blanco o arce claro hasta imitación a esquisto oscuro, pasando por imitaciones a roble naturales. También diseños a clásicos cerámicos como las baldosas hidráulicas o las piedras naturales.

El suelo laminado es el acompañante perfecto para cualquier estancia y también es adecuado para el ámbito comercial con una frecuencia de uso normal (en oficinas o pequeñas tiendas comerciales). 

¿Tienes alguna duda?

Con todas estas ventajas que seguro que cumplen tus expectativas, ya solo queda tu elección por el modelo y la marca. Te animamos que para decidirte acudas a nuestra tienda-exposición de Decobraz (calle Alondra, 12, de Madrid), dónde podrás ver más de 10 marcas nacionales e internacionales de suelos laminados, por su relación calidad/precio. Asimismo, junto al asesoramiento de nuestros profesionales, te convencerás de que lo que necesitas es un suelo laminado en tu casa.

Categorías:Reformas, Suelo Laminado