Dé su valoración

Los suelos de madera necesitan, pasados unos años, realizar un mantenimiento para devolverles su esplendor inicial, pues estos suelos, seguramente, se han venido deteriorando por el uso, ya sea por la circulación de las personas, como por los pequeños accidentes al mover muebles, caída de objetos pesados, etc…. Este mantenimiento, en el caso del parquet, se denomina acuchillar y barnizar. Este procedimiento de restauración no se puede aplicar en todo tipos de suelos, hay que saber diferenciar entre suelos de parquet, suelos laminados y suelos vinílicos.

Diferencias entre los diferentes suelos

El suelo de parquet (o parqué) es un suelo de madera con una capa superior de un grosor mínimo de 2,5 milímetros. Puede ser macizo, compuesto de una sola pieza de madera, o multicapa. La diferencia entre ellos está en que el suelo de madera maciza se podrá acuchillar y lijar más veces que un suelo de parqué multicapa, en el que dependerá del grosor de la capa superior, pues no olvidemos que al acuchillar estamos lijando madera, con lo que su grosor disminuye. ¿En cuánto disminuye? Obviamente dependerá del deterioro que presente cada suelo, y si los daños son más o menos profundos, por ello, hay que tener en cuenta esto a la hora de determinar si es posible o no su restauración con este método.

Sin embargo, el suelo laminado, están formados por varias capas (láminas) de distintos materiales, normalmente cuatro: una capa superior transparente y resistente al desgaste formado por varias capas de melamina prensadas. Se termina con un relieve que imita la madera para que su textura sea prácticamente idéntica. La segunda es una impresión fotografica imitando madera real sobre un panel de fibras de alta densidad duradero, estable y resistente a la humedad y una capa de refuerzo resistente a la humedad que equilibra las lamas. Por tanto, la madera no existe como tal en este tipo de producto, y nunca podrá res restaurada con el sistema de acuchillado, solamente por cambio y reposición de las “tablas” dañadas. Otro tanto pasa con los demás suelos, el vinilico, que también están fabricados con materiales sintéticos.

A continuación os comentamos los diferentes procesos que se llevan a cabo en este tipo de mantenimiento:

Acuchillado y Barnizado de suelos de parquetsuelos de madera resistente a la humedad

Lijado o Acuchillado del suelo de madera

Es el primer paso en el proceso de restauración. Elimina por completo la superficie superior de la madera que la protege, dejando al descubierto la madera. La forma de hacerlo es realizar en varios pasos el acuchillado de la la superficie del suelo de madera para eliminar la capa superficial que ha sido dañada o se encuentra deteriorada, se procede a tapar todas las irregularidades detectadas para luego volver a realizar un último lijado que deje listo el parquet para su barnizado.

Barnizado del suelo de parquet

El barnizado del suelo de parquet es el último paso en el proceso y el que le dará el acabado final. Lo primero es limpiar el suelo tras el lijado o acuchillado, normalmente con un aspirador, antes de aplicar el barniz para eliminar las motas de polvo y otros elementos que podrían crear alguna imperfección en el suelo. La elección del barniz nos dará el acabado del barniz, semi-brillo o satinado y mate. El tipo de acabado final puede cambiar la decoración de una estancia.

La aplicación del barniz se puede hacer rápidamente con un rodillo o de manera manual con una brocha, al menos, en ciertos rincones o esquinas.

Aunque se puede aventurar a realizar este proceso de mantenimiento usted mismo, le recomendamos se dirija a un profesional como Decobraz, y nos solicite PRESUPUESTO Y PRECIOS PARA ACUCHILLAR