¿Quiere hacer un lavado de cara a su casa? Los tiempos avanzan muy rápido y para adaptarse a ellos, hay que comenzar por renovar los elementos de su hogar. Y, para ello nada mejor que un cambio en los suelos de sus estancias.  Las superficies de su hogar son el primer paso a la hora de modificar la imagen de su casa. Y cómo sabemos que decidirse entre el amplio abanico de tipos de suelos y marcas del mercado no es una tarea sencilla, desde Decobraz le ofrecemos un listado detallado con los puntos en los que difieren los dos modelos de superficies más utilizadas en los últimos años: los suelos laminados y los suelos de vinilo.

Aunque existen importantes diferencias entre ambos tipos de suelos, los dos comparten algunas características, la principal, la facilidad para ser instalados. Gracias a los modernos sistemas de clic tanto los suelos laminados como los de vinilo son muy fáciles y rápidos de colocar. Lo podrá hacer usted solo, sin ayuda profesional. Siguiendo las instrucciones paso a paso en poco tiempo tendrá un nuevo suelo para estrenar.

suelos laminados madrid

Qué son los suelos laminados

Los suelos laminados son superficies sintéticas con el aspecto de la madera. La mayor parte de los pavimentos laminados constan de varias capas, cada una de ellas con un cometido diferente. La superior tiene un material resistente al desgaste; inmediatamente por debajo, está situada una cubierta que es la que da forma al dibujo del suelo y que imita a la madera natural; además, suele haber otras dos capas más: una para estabilizar la superficie y otra compuesta por fibra de alta densidad para darle solidez.

Descripción de los suelos de vinilo

Los suelos de vinilo están compuestos también por varias capas distintas. El protagonismo en este tipo de pavimentos se lo lleva su capa superior, que cuenta con un revestimiento que lo hace muy resistente frente a todo tipo de daños. Existen modelos auténticas imitaciones al suelo de madera de parquet de toda la vida.

Diferencias entre suelos de vinilo y laminados

Aunque tienen varias semejanzas, los suelos laminados y los suelos de vinilo divergen en algunos detalles. A continuación, una muestra.

  • suelos laminados madridResistencia al agua. Los suelos de vinilo son totalmente resistentes al agua y, por ello, son ideales para aquellas estancias de la casa donde los líquidos son protagonistas, como el baño o la cocina. En cuanto a los suelos laminados, salvo algunas excepciones, no son aptos para las zonas húmedas. El agua provoca daños en el subsuelo y puede abombar el pavimento.  En el último lustro, tanto Pergo como Quick-Step han creado una serie de superficies laminadas con un revestimiento que impide la penetración del agua en las ranuras del suelo y los convierte en una elección perfecta y elegante para su baño.
  • Durabilidad. Tanto los suelos laminados como los suelos de vinilo tienen un grado de resistencia a los daños mayor que los suelos de madera natural. Pero, pese a que ambos tienen una alta resistencia, la capa superior de revestimiento convierte a los suelos de vinilo en un pavimento más sólido y duro que el laminado. Por ello, son ampliamente usados en los locales comerciales y en las zonas de gran afluencia de público.
  • Comodidad, calidez y elegancia. Para estas tres características los suelos laminados ofrecen un plus respecto a los vinílicos. Aunque cada vez la evolución del vinilo es más importante, todavía le quedan unos pasos para llegar a ofrecer el confort que se logra con los suelos laminados.
  • Imitación al parquet de madera natural. Los pavimentos laminados son más precisos que los vinílicos a la hora de imitar a la madera maciza. A cambio, el vinilo dispone de un abanico superior de diseños y patrones.

Si busca asesoramiento para decidirse entre suelos vinílicos o laminados, contacte con Decobraz y le aconsejaremos sobre el tipo de suelo que se ajusta mejor a su hogar y a sus necesidades.