La fácil limpieza y mantenimiento de suelos de vinilo, hacen que estos sean los favoritos de muchos a la hora de instalar una nueva superficie.

Otra de las grandes ventajas, es su sencilla instalación. Nosotros mismos podemos colocarlo sin tener que realizar un trabajo muy complicado ni recurrir a profesionales.

Una vez tomada la decisión de qué suelo queremos para nuestro hogar, queremos que este sea lo más duradero posible. Por ello os vamos a dar unos consejos sobre la limpieza y mantenimiento de suelos de vinilo.   

Si os preguntáis qué es un suelo vinílico, y qué características tienen que los diferencian de otros suelos laminados, aquí os las resumimos:

  • Fácil instalación: ya hemos comentado antes que un suelo vinílico tiene como propiedad su instalación. No es necesario ser un profesional para colocarlo. Se puede poner directamente sobre el suelo anterior, sin necesidad de obra. Poniendo cuidado y atención, nosotros mismos podremos instalarlo.
  • El gran imitador: los suelos de vinilo destacan sobre otros tipos de suelo en que son capaces de imitar a la perfección otras texturas o materiales. Existe una gran variedad de formas, acabados, texturas y dibujos. Algunos de los elementos a los que imita son mármol, piedra, distintos tipos de maderas…
  • Resistentes: según nuestro presupuesto, podemos establecer la resistencia de nuestro suelo. Dependiendo si la zona va a ser muy transitada,podemos elegir un  modelo más grueso y que dure más. En general, los suelos de vinilo son muy resistentes al agua, al calor, a los posibles arañazos de mascotas…
  • Higiene: gracias a sus materiales, los suelos vinílicos son muy higiénicos; impidiendo la aparición de hongos, ácaros y bacterias.

Suelos de vinilo para zonas transitadas

Después de este resumen de las principales características de un suelo de vinilo, ahora hablamos sobre su mantenimiento.

Este es mucho más sencillo de lo que podemos llegar a pensar; e incluso más rápido que otros tipos de suelos.

Una mopa húmeda sería suficiente para limpiar un suelo de vinilo. Es importante que la capa superficial sea bastante gruesa, ya que de lo contrario acabaría sufriendo las consecuencias del desgaste y el paso del tiempo; lo que haría que perdiera brillo.

No hay que abusar del agua al pasar la fregona. Que esté más bien un poco húmeda y evitar ‘inundaciones’. Así, si por cualquier casualidad no estuviera una pieza bien unida, evitaremos tener problemas en el futuro relacionados con malos olores o desprendimiento del pavimento.

En el catálogo de Decobraz tenemos un muestrario de suelos de vinilo. ¡Ven y échales un ojo en persona!  

Categories: Vinilo