Estamos acostumbrados a ver, tanto en revistas como en televisión, imágenes de cocinas amplias, con una isla en medio de ella donde desayunar o comer, grandes electrodomésticos con zonas de fuego con bonitas campanas extractoras. Pero, aunque estas cocinas existen, la realidad para muchos es que la esta estancia suele tener unas dimensiones justas. En este post os vamos a dar unos consejos que os animarán a reformar la cocina y optimizar su espacio.

Reforma de una cocina pequeña

Una cocina pequeña puede resultar tan cómoda y funcional como una mucho más amplia. Si te planificas bien, analizas tus necesidades, posiblemente le saques mayor rendimiento a tu cocina.

El primer paso es la planificación, que empieza por el presupuesto, que debes respetar hasta el final. Por lo general, lo que buscas es comodidad a la hora de estar en ella, por eso, se práctico en tus expectativas y tu bolsillo no se resentirá. Obviamente si el presupuesto no te preocupa, pasemos al siguiente paso.

Las zonas de almacenaje: los armarios de cocina

Si ahora mismo te pusieras a ver que tienes en tus actuales armarios, comprobarías que casi la mitad de los utensilios solo los has usado el día de su estreno. Yo por ejemplo, tengo un seca-ensaladas que da vueltas para quitar el agua de la lechuga recién lavada y que no he vuelto a usar desde que lo compre, sin embargo, me ocupa casi medio estante en el armario. Por ello optimiza el espacio y deshecha los trastos que nunca vas a utilizar.

Otra opción, tanto si vas a adquirir nuevos armarios para la cocina como si vas mantenerlos, es que estos lleguen hasta el techo. En el caso de mantenerlos, añade un altillo sobre ellos. A lo mejor te sirven para esos “trastos” que no usas, pero te da pena deshacerte de ellos.

Usa tonos claros en el mobiliario de cocina, te aportarán sensación de amplitud, además de luminosidad.

La puerta de entrada a la cocina

Si tienes oportunidad en tu reforma, no deseches la idea de usar una puerta corredera en lugar de la tradicional abatible. Solemos usar este espacio para “esconder” la mopa o la fregona de la vista, y por lo general, la tenemos abierta por ello. Ahora podrás colocar un armario alto que te permita tener estos utensilios, y algo más, a buen recaudo.

El revestimiento de las paredes

Suelos de vinilo en las paredes

Tradicionalmente, cubrimos nuestras paredes de arriba a bajo de baldosines. Estos, por su características de colocación, entre la masa de cemento de sujeción y el baldosín, suelen  quitar entre unos 3 a 5 cms de espacio. Si entra en tu presupuesto el cambiarlos, usa un suelo de vinilo adhesivo, que te ahorra pérdidas. Y además, los puedes colocar tanto en suelo como en las paredes. Nosotros te recomendamos los suelos de vinilo de Plus Cover, los de la serie Ceramic, que harán contraste con el blanco de los muebles, y su relación calidad/precio es muy buena. Otros a elegir podrían ser los de Quick Step, aunque un poquito más caros.

Estantes abiertos

En aquellas zonas en las que nos es posible colocar mobiliario de cocina, que siempre las suele haber, piense en colocar estantes abiertos, que además de poder ser lugar de almacenaje de las cosas más en uso. Además, será un lugar donde colocar elementos decorativos de color para tu cocina.

En definitiva, se práctico en la reforma de tu cocina, piensa que seguramente sea una de las estancias donde pasas más tiempo en tu hogar, se le puede decir que es el corazón de tu casa.

Si necesitas ayuda en la elección de tus suelos o revestimientos de paredes, no lo dudes, consulta a un profesional como Decobraz, que lo haremos encantados. Te facilitaremos un presupuesto para la reforma de tus suelos, sin ningún compromiso por tu parte.